Quienes Somos

quienes2
El 16 de diciembre de 1243, el papa Inocencio IV emitió la bula Incumbit nobis invitando numerosas comunidades eremíticas de Toscana a que se unieran en una sola orden religiosa con la Regla y forma de vida de San Agustín. El marzo siguiente, 124, los ermitaños tuvieron el capítulo de fundación en Roma bajo la dirección del cardenal Ricardo Annibaldi y se llevó a cabo la unión. Así comenzó la historia de la Orden de San Agustín.El Papa ordenó a los ermitaños toscanos que eligieran un prior general y que formalizaran unas constituciones. Desde entonces empezaron a ser conocidos como Ermitaños de la Orden San Agustín.
 
El Monacato de San Agustín
La tradición monástica aceptada por los eremitas en 1244 tiene sus más tempranas raíces inmediatamente después de la conversión de S. Agustín en Milán, cuando él y algunos de sus amigos regresaron a su nativa Tagaste, abandonaron sus posesiones y comenzaron una vida de oración y estudio como “siervos de Dios”:
Tú, Señor, conformas a los hombres mentalmente para vivir en una casa… Juntos estábamos, y juntos, pensando vivir en santa concordia, buscábamos un lugar más a propósito para servirte y juntos regresábamos a África (Conf. IX, 8).
Ordenado sacerdote en el 391, Agustín consiguió un huerto en Hipona donde mandó construir un monasterio para su comunidad de hermanos. Más tarde escribió la Regla, inspirada en la comunidad cristiana de Jerusalén:
Ante todo, vivid en la casa unánimes, teniendo una sola alma y un solo corazón orientados hacia Dios (I, 2).
Cuando le consagraron obispo de Hipona eligió residir en su casa episcopal, pero continuando la vida comunitaria con su clero. Más tarde erigieron, dentro de la ciudad, un monasterio para mujeres, constituyendo así tres formas de vida religiosa agustiniana: masculina, que abarca religiosos laicos y clérigos, y la femenina.
El ideal agustiniano se extendió a otras partes de África. Algunos de los hermanos fueron ordenados obispos y llevaron su anterior monacato a otras iglesias locales. En el siglo V había aproximadamente 35 monasterios en África inspirados en la vida agustiniana.
Entre los años 430 y 570 fue introducido este estilo de vida en Europa por los monjes que huían de la persecución de los vándalos. Hacia el 440 Quodvultdeus de Cartago la llevó a Italia, cerca de Nápoles. En el 502 san Fulgencio de Ruspe llegó a Cerdeña. Donato y otros veinte monjes la introdujeron en el sur de España por el 570, y es posible que algunos monjes llegaran a Francia.
 
La Gran Unión de 1256
Un ulterior desarrollo se produjo el 9 de abril de 1256 con la bula Licet Ecclesiae catholicae del papa Alejandro IV. El Papa confirmó la unión de los Ermitaños del Beato Juan Bueno (Regla de san Agustín, 1225), los Ermitaños de San Guillermo (Regla de san Benito), los Ermitaños de Brettino (Regla de Ssan Agustín, 1228), los Ermitaños del Monte Favale (Regla de san Benito), y otras congregaciones más pequeñas con los Ermitaños Toscanos, dentro de “una profesión y regular observancia de la Orden de Ermitaños de S. Agustín”.
La Gran Unión se llevó a cabo en el convento romano de la fundación toscana de Santa María del Popolo, nuevamente bajo la dirección del cardenal Annibaldi, con delegados que vinieron da cada convento. Lanfranco Septala de Milán, anterior superior de los Ermitaños de Juan Bueno, fue el primer prior general de la Orden, que abarcaba 180 casas religiosas en Italia, Austria, Alemania, Suiza, Países Bajos, Francia, España, Portugal, Hungría, Bohemia e Inglaterra.La Unión de 1256 fue un paso importante en la reforma de la vida religiosa de la Iglesia. Por ello el Papa intentó poner fin a la confusión que se originaba por el excesivo número de pequeños grupos religiosos y canalizar sus fuerzas espirituales en un apostolado de predicación y cuidado pastoral en las naciones ciudades de Europa. Los Agustinos ocuparon su lugar como frailes mendicantes junto a los Dominicos, los Franciscanos, y, poco después, los Carmelitas.
El Movimiento mendicante del siglo XIII fue una respuesta revolucionaria a una situación también revolucionaria. La unidad de la Iglesia estaba amenazada otra vez por la herejía. Nuevos retos surgieron por los cambios sociales y económicos en la sociedad. Los frailes fueron enviados directamente a los centros de desarrollo comercial para predicar a las crecientes clases instruidas y llevar la espiritualidad evangélica al pueblo.De esta manera, la identidad espiritual de la Orden tuvo dos fundamentos. El primero en la persona de San Agustín de quien recibió sus ideas sobre la vida religiosa, especialmente la importancia de la búsqueda interior de Dios y de la vida común. La segunda fue el Movimiento mendicante por el que la Orden de San Agustín llega a ser una fraternidad apostólica.En la actualidad, nuestra Orden de San Agustín cuenta con 2.911 miembros y 472 casas repartidas por los cinco continentes.
LOS AGUSTINO LLEGAN A CHILE
quienes1
Los agustinos llegan a Chile, mas específicamente al puerto de Valparaíso el 16 de febrero de 1595, el viaje duró diecinueve días. Para su instalación en Chile fue decisiva la voluntad de Felipe II. De inmediato se dispuso el traslado a santiago de los seis frailes (cuatro de ellos eran sacerdotes y dos profesos), que conformaban la comunidad fundadora.
El panorama que ofrecía entonces la capital del reino no era nada prometedor: “todavía a fines del s. XVI, la mayor parte de las casas de santiago eran poco mas que ranchos de paja y barro con techo de totora. Los solares en su mayoría cercados por postes de madera y tranqueras, albergaban, amén de la morada, huertos, corrales y uno que otro jardín”. Las calles eran océano de barros en el invierno y tormenta de polvo en el verano.
La primera tentativa de fundación en Santiago fue en las casas ubicadas a una cuadra de la plaza mayor, que el Maestre de Campo, don Miguel de Silva, ofreciera en venta al P. fray Cristóbal de la Vera, a la sazón vicario provincial; pero amparándose en las disposiciones de las leyes de indias referentes a la distancia que debía mediar entre dos fundaciones religiosas, el provincial de los dominicos logró que los agustinos abandonasen esta primitiva residencia, diremos antes de abrir arcones y petacas.En este trance estaban nuestros religiosos, cuando otro vecino de la ciudad, don Francisco de Riveros, les ofreció en ventas sus soleares, en un buen emplazamiento y con casas decentes, a juzgar por el hecho de que en ellas instalaron los agustinos su primer templo en Chile. La entrada en su nueva propiedad y erección del convento se verifico el 31 de marzo de 1595, dándole a la fundación por titular Nuestra Señora de Gracia. Al día siguiente, el 1 de abril, la pequeña iglesia improvisada en las casa de las familia Riveros llamó, con repique de campanas, a celebrar por primera vez el Santo Sacrificio en su recinto. Desde entonces han transcurrido más de cuatrocientos años.
En la actualidad tenemos presencia en: Santiago, San Fernando, Concepción. Otras comunidades que se han prestado a: los agustinos recoletos La Serena y a la diócesis Melipilla y Talca.