Casa Provincial: Calle Agustinas 828, Int. 170, Santiago, Región Metropolitana.

Eucaristía y entronización reliquias beato Elías del Socorro Nieves

87885539_1455422201287552_4920462019179577344_o

El miércoles 10 de marzo, se realizó la celebración de la Eucaristía y entronización de las reliquias del beato Elías del Socorro Nieves, presidida por el Padre Yuliano Viveros (O.S.A) párroco, junto al Diácono Permanente Alejandro Sáez, además de la presencia de familias de la Pastoral de Migrantes y feligreses de las distintas comunidades.

Las reliquias del mártir Agustino beato Elías del Socorro Nieves, Patrono de los Migrantes fueron traídas desde México.

Elías del Socorro Nieves, nació en Yuriria (Guanajuato, México), el año 1882. En 1904 ingresó en el seminario agustiniano de Yuriria. Ordenado sacerdote en 1916, desempeñó su primera actividad pastoral en distintas localidades del Bajío, hasta que en 1921 fue nombrado Vicario parroquial de La Cañada de Caracheo. Un lugar donde el P. Elías compartió con sus fieles pobreza, fe y trabajo.

A finales de 1926, el gobierno publicó una drástica disposición impidiendo cualquier actividad religiosa que no estuviese controlada por la autoridad civil. Surgió así una efectiva persecución de la Iglesia que obligó al P. Nieves a refugiarse en una cueva de un cerro próximo para prestar desde allí asistencia religiosa a sus parroquianos. Permaneció oculto durante algo más de un año, hasta que declaró su condición de sacerdote en un interrogatorio y fue encarcelado junto a dos rancheros que le acompañaban. Dio su vida por confesar a Jesucristo el 10 de marzo de 1928, cuando contaba cuarenta y cinco años de edad.

Primero fueron asesinados los dos rancheros y a continuación, el P. Elías del Socorro Nieves. Fue beatificado por Juan Pablo II el 12 de octubre de 1997. “La vida y el martirio del padre Nieves, que no quiso abandonar a sus fieles a pesar del riesgo que corría – comentó el Papa en la ceremonia de beatificación –, son por sí mismas una invitación a renovar la fe en Dios que todo lo puede. Afrontó la muerte con entereza, bendiciendo a sus verdugos y dando testimonio de su fe en Cristo”.

Sus restos se veneran en la iglesia parroquial de La Cañada, en el municipio de Cortazar (Guanajuato), en México.

 

Parroquia El Buen Pastor

San Pedro de la Paz

 

Posts Relacionados