Casa Provincial: Calle Agustinas 828, Int. 170, Santiago, Región Metropolitana.

Domingo de Ramos – Sermón de San Agustín

Domingo_de_ramos

Cristo quiso padecer por nosotros. Dice el apóstol Pedro: Padeció por vosotros, dejándoos un ejemplo para que sigáis sus huellas(1P. 2,21). Te enseñó a padecer, y te enseñó padeciendo él. Poca cosa eran sus palabras si no las acompañaba su ejemplo. ¿Cómo nos enseñó, hermanos? Pendía de la cruz, y los judíos se ensañaban contra él; estaba sujeto con ásperos clavos, pero no perdía la suavidad. Ellos se ensañaban, ladraban en torno suyo y le insultaban cuando estaba colgado. Como a un solo médico puesto en el medio, ellos, locos furiosos, le atormentaban por todas partes. Él estaba colgado y sanaba. Padre, dijo, perdónales, porque no saben lo que hacen(Lc. 23,34). Pedía, y, con todo, pendía; no descendía, porque iba a convertir su sangre en medicamento para aquellos locos furiosos. Dado que no pudieron resultar vanas las palabras suplicantes del Señor, ni su misericordia, que las escuchaba; puesto que al mismo tiempo que eleva súplicas al Padre las escucha con él, después de su resurrección sanó a los dementes que había tolerado en la cruz. Ascendió al cielo, envió al Espíritu Santo. Pero después de resucitado no se manifestó a todos, sino sólo a sus discípulos, para no dar la impresión de que quería burlarse de quienes le habían dado muerte. Era más importante enseñar la humildad a los amigos que echar en cara a los enemigos la verdad. Resucitó, y de esta forma hizo más de lo que le pedían no desde la fe, sino en burla, cuando le decían: Si es Hijo de Dios, baje de la cruz(Mt. 27,40). Quien no quiso descender del madero, resucitó del sepulcro. Subió al cielo, y envió desde allí al Espíritu Santo; llenó de él a los discípulos, corrigió a los temerosos y les dio confianza. El pavor de Pedro se convirtió repentinamente en fortaleza para predicar. ¿De dónde le vino esto al hombre? Busca a Pedro presumiendo, y le hallarás negando; busca a Dios ayudándole, y hallarás a Pedro predicando. Por un momento tembló su flaqueza para vencimiento de la presunción, no para destrucción de la piedad. Lo llena del Espíritu Santo, y convierte en valeroso predicador a aquel presuntuoso a quien había dicho: Me negarás tres veces. Pedro, en efecto, había presumido de sus fuerzas; no del don de Dios, sino de su libre voluntad. Le había dicho: Iré contigo hasta la muerte(Mt. 26, 33-35) . Había dicho en su abundancia: No me moveré nunca jamás. Pero el que por propia voluntad había dado vigor a su hermosura, retiró su rostro, y aquél quedó lleno de turbación(Cf. Sal 29, 7-8)Dios, dijo, apartó su rostro: manifestó a Pedro al mismo Pedro; pero luego le miró y afianzó a Pedro sobre la piedra.

Imitemos, pues, hermanos míos, el ejemplo de la pasión del Señor en cuanto podamos. Podremos realizarlo si le pedimos ayuda; no adelantándonos como el presuntuoso Pedro, sino yendo tras él y orando como Pedro ya restablecido. Poned atención a lo que dice el evangelista cuando Pedro negó al Señor tres veces: Y el Señor le miró, y Pedro se acordó(Lc. 22,61). ¿Qué significa: le miró? En efecto, el Señor no le miró al rostro como para recordarlo. La realidad es otra. Leed el evangelio. El Señor estaba siendo juzgado en el interior de la casa cuando Pedro era tentado en el atrio. Por tanto, el Señor le miró no con el cuerpo, sino con su majestad; no con la mirada de los ojos de carne, sino con su soberana misericordia. El que había apartado su rostro de él le miró y quedó libre. Así, pues, el presuntuoso hubiese perecido de no haberle mirado el redentor. Ved ahora a Pedro, lavado en sus propias lágrimas, corregido y levantado, entregado a la predicación. El que lo había negado, ahora lo anuncia; creen quienes se habían encontrado en el error. La medicina de la sangre del Señor mostró ser eficaz en aquellos dementes. Convertidos en creyentes, beben lo que, furiosos, derramaron. «Pero, dirá alguien, es demasiado para mí imitar al Señor.» Imita a tu consiervo con la gracia del Señor; imita a Esteban, a Mariano, a Santiago también. Eran hombres, eran consiervos tuyos; nacieron como tú, pero fueron coronados por quien no nació de esa misma manera.

(Serm. 284,6; Fuente: Augustinus.it)